¡Mejora la circulación de tus piernas con estos jugos!

PortNotaJugos

Con el paso del tiempo nuestras piernas comienzan a sufrir problemas debido a una mala circulación y, como consecuencia de esto, sentimos nuestras piernas más pesadas, aparecen las varices o presentamos síntomas de insuficiencia venosa crónica. Para prevenir el riesgo de estas enfermedades es necesario adquirir hábitos saludables como llevar una alimentación equilibrada y realizar ejercicio.

Lo que casi no se sabe es que existen remedios naturales que podemos emplear para usar sin necesidad de tener que estar tomando medicamentos o inclusive recurrir al médico para cirugías. Por eso te dejamos estos 3 jugos naturales que tomados frescos y recién hechos son  un tesoro de vitaminas y minerales excelentes para favorecer la circulación de las piernas.

Jugo de zanahoria, piña, apio y perejil

 

Ingredientes:

  • Una zanahoria
  • Una rodaja de piña
  • Un vaso de agua.
  • 2 ramitas de apio
  • 2 ramitas de perejil

 

Preparación:

Mezcla todos los ingredientes en la licuadora hasta que quede homogénea. Es importante que el perejil se haya reducido lo bastante como para apenas notarlo.

Para concluir, te recomendamos que tomes dos de estos jugos al día, ya sea que los tomes media hora antes de tu desayuno o almuerzo o en la noche después de darte una ducha.  De este modo favorecemos la circulación de las piernas.

 

Jugo de piña, sandía, cerezas y jengibre

 

Ingredientes:

 

  • 2 rodajas de piña
  • 1 rodaja de sandía
  • Un vaso de agua
  • 10 cerezas
  • Una cucharada de jengibre fresco rallado

Preparación:

Para preparar este jugo corta las rodajas de piña y de sandía. Quita el hueso de las 10 cerezas y licúalo todo. Después, hierve una taza de agua y haz la decocción con el jengibre. Una vez esté lista esta infusión, mézclala con el resto del licuado.

 

 

Jugo natural de toronja o pomelo y moras

 

Ingredientes:

 

  • Una toronja o pomelo.
  • Un vaso de agua.
  • 10 moras.
  • Una cucharada de jengibre fresco

 

Preparación:

Exprime la toronja y lleva el jugo al fuego junto al jengibre y un vaso de agua. Tras la decocción, llévalo a la licuadora y añádele moras. La mezcla debe quedar homogénea.