¿A qué vamos a Sports World?

fotoArtCuadros2

¿Sabemos a qué o para qué vamos al gimnasio? La respuesta es muy fácil o al menos para mi lo era: “Pues para hacer ejercicio”. Muchos también se refieren a su experiencia en el gimnasio como “Ir a entrenar”. Pero las personas como yo, que no están constantemente familiarizadas con el ejercicio disciplinado, ni a las rutinas, pues nos perdemos en el limbo del gimnasio sin saber a qué demonios vamos.

Este mes visité 3 distintos clubes: Félix Cuevas, Patio Universidad y Obrero Mundial en la CDMX.

Cada uno tiene sus ventajas y espacios para realizar todo tipo de ejercicio sin sentirnos apretados. Incluso el de Félix Cuevas me llama mucho la atención la pared para escalar, ya que nunca lo he intentado y me da mucha curiosidad subirme, o tratar de subirme.

Mi club base es Obrero Mundial y decidí desde el primer día buscar un entrenador que me ayudara y me pusiera alguna rutina que pudiera cumplir durante toda la semana. Me encontré con José Luis, un entrenador muy amable y con muy buena cara aunque fueran las 6:15 de la mañana. Es un entrenador que desde el primer momento se refiere a ti como “Campeón” y aunque yo no he ganado nunca nada en la vida, pues me da una sensación de confianza para enfrentar los aparatos.

 

Lo primero que me dijo fue “ ¿Qué quieres hacer campeón? ¿Mejorar la salud?  ¿Bajar de peso? ¿Ganar masa muscular? ¿Tener condición física? ¿Hacer resistencia?  Jajajajaja tuve como 10 segundos para pensar mi respuesta y fue muy clara: “Bajar de peso y tener condición”.

A partir de eso me ha puesto distintas rutinas que puedo aplicar en los otros clubes sabiendo cual es mi meta a corto o mediano plazo y afortunadamente ya no voy nada más a “hacer ejercicio”.

Es importante saber lo que queremos hacer y cuál es nuestro objetivo para sentirnos mejor.

 

Ir nada más por ir se puede convertir en algo de mucho más valor y provecho acercándonos a un entrenador sin pena.

El siguiente mes les voy a contar sobre las clases. Me armé de valor y dejé de ver como hombres y mujeres hacen spinning del otro lado del vidrio.  Creí que sabía andar en bicicleta pero estuve engañado toda mi vida.

 

¡Qué la fuerza los acompañe…siempre!