Grasa pasa por mi casa.

México es primer lugar en obesidad infantil. Las niñas y los niños que padecen esta condición tienen valores significativamente más altos de presión arterial, colesterol y glucosa en sangre, lo que los predispone a que cuando sean adultos, presenten alto riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares, dos de las principales causas de muerte en el país.

Ante este panorama y con el objetivo de fortalecer su compromiso a favor del bienestar de la niñez mexicana, Sports World estableció una alianza con la organización “Save the Children” para implementar un programa que busca ofrecer una educación nutricional y fomentar el incremento de la actividad física como parte de un estilo de vida activo entre niños y niñas en edad escolar y trabajar en la prevención de la obesidad infantil y el sedentarismo a través de talleres y actividades que incentiven el juego.

Durante el mes de octubre, Save the Children llevó a cabo la sesión “Grasa pasa por mi casa” en una de las escuelas en las que se lleva a cabo el programa. Esta actividad tiene como objetivo contribuir a que los niños y niñas reconozcan el efecto de los diferentes tipos de grasas en el cuerpo humano, así como identificar los alimentos que las contienen. Mediante juegos e imágenes del cuerpo humano, los niños y niñas pueden distinguir cuáles son las grasas buenas y las grasas malas para tomar una buena decisión cuando eligen lo que van a comer.

 Además, se llevaron a cabo con gran éxito sesiones de Actividad Física con el juego “Pasa la pelota”. Este juego tiene como objetivo que los niños y niñas mejoren su atención en clase, aumenten la coordinación motriz, su fuerza, velocidad y aprendan la importancia del trabajo en equipo.

 En otra de las escuelas de la Ciudad de México se comenzaron las sesiones de  fortalecimiento del “Club de Vida Saludable” en el cual participan mamás y papás de los alumnos y alumnas. La sesión de este mes fue “Actividad física y ejercicio físico en familia” en el que participaron 180 padres y madres. También se realizó la actividad “El Azúcar escondido”en donde las madres calcularon la cantidad de azúcar añadida en algunos de los productos de mayor consumo en niños y niñas de edad escolar. El objetivo es que mamás y papás sean más conscientes al momento de comprar y preparar la comida de sus hijos y su familia.