¿Estrías por ejercicio? Prevención y tratamiento

La gran mayoría de las personas hemos tenido estrías, pues aparecen debido a cambios repentinos en nuestro cuerpo, ya sea debido a un cambio de peso o de masa muscular, como la adolescencia o embarazo, pero el ejercicio también puede ser una causa de ellas, te decimos cómo evitarlas y/o tratarlas.

 

Las estrías son cicatrices dérmicas o lesiones deformantes que se caracterizan por aplanamiento y atrofia (desgaste o degeneración) de la epidermis (la capa más externa de nuestra piel). Se forman cuando una determinada zona del cuerpo crece a un ritmo más rápido de lo que la piel es capaz de soportar. Esto significa que la piel sobrepasa su punto de elasticidad, rompiendo fibras de colágeno en la piel y dejando una marca.

 

Cuando esta marca aparece por primera vez, suele ser de un color rojizo o púrpura. Gradualmente este color se va desvaneciendo hasta dar paso a uno más blanquecino, color característico de las estrías.

 

Es por esto que las estrías sean comunes en la adolescencia o el embarazo, debido al cambio repentino de nuestro cuerpo. También suele ser común la aparición de estrías durante cambios importantes de peso en corto tiempo, ya sea aumento o bajada del mismo.

 

Y más comúnmente en hombres, pero también presente en mujeres, suelen aparecer estrías debido a aumento de la masa muscular provocado por un activo trabajo físico como puede ser el levantamiento de pesas.  Las estrías causadas por el ejercicio o el culturismo suelen aparecer en la zona de los bíceps, hombros y muslos, pero realmente pueden aparecer en cualquier área del cuerpo que sea susceptible al aumento de masa muscular.

 

¿Cómo evitar que se formen estrías durante el ejercicio?

 

La naturaleza del culturismo establece una serie de programas de entrenamiento que habitualmente contravienen la mayoría de recomendaciones en la prevención de estrías. Sin embargo, si estás dispuesto a postergar los resultados de tu ejercicio físico, o prolongarlos durante un lapso de tiempo más largo, conseguirás hacerte con los mismos resultados que buscabas a la vez que reducirás el riesgo de formación de estrías.

 

Evita los cambios bruscos de peso

Probablemente no te gustó leerlo, pues contradice todo lo que tu programa de entrenamiento busca y lo que todos quisiéramos (bajar rápido de peso). Sin embargo el cambio gradual y sin prisas es lo ideal y le dará a tu piel el tiempo perfecto para adaptarse y ajustarse a la masa muscular, ganando elasticidad de forma natural y reduciendo el riesgo de estrías.

 

Lleva una dieta nutritiva

Escencial no solo para deportistas, pero una alimentación con alto contenido de vitaminas, zinc y antioxidantes aporta nutrientes que fortalecen la piel. En pocas palabras, debes de comer de forma equilibrada y saludable.

 

Hidratación

El nivel de hidratación de nuestro cuerpo influye directamente en nuestra piel, beber suficientes líquidos es el primer paso, seguido de la aplicación de cremas y productos que ayuden a humectar la piel. Los productos que contienen ingredientes como la vitamina A y la E, la manteca de karité y la manteca de cacao son los más efectivos. Además, existen en el mercado muchos productos anti estrías que ayudan a prevenir y reducir.

¿Cómo disminuir las estrías que ya tengo?

Si ya cuentas con estrías, no te preocupes, hay algunas maneras de disimularlas y que no sean un problema estético.

 

Como ya sabemos, a pesar de la prevención, aún pueden aparecer estrías. Si estas son de color rojo o púrpura, significa que todavía son “jóvenes” y es más fácil disminuirlas que si son blancas.

 

En cualquiera de los casos, lo más recomendable es acudir con el dermatólogo, quien puede recetar tratamientos tópicos (cremas) y realizar procedimientos que ayuden a disminuirlas notoriamente, como lo es la Luz Pulsada Intensa, Láser CO2, Micropunciones con Nanopore y células madre y más tratamientos que promueven la formación de nuevo colágeno en la piel y renuevan las capas de la dermis.

 

CONCLUSIÓN

 

Como hemos visto, en lo que se refiere a la eliminación de estrías es mejor prevenir que curar, por lo que aconsejamos comenzar a tratar las estrías lo antes posible, incluso antes de que puedan aparecer.

 

Si somos capaces de prever con antelación un cambio brusco en la masa muscular de nuestro cuerpo sería ideal tratarlo con alguna crema o aceite antiestrias. Cuanto antes empecemos a tratar las estrías mejores resultados obtendremos.

 

Intentar mantener siempre de forma regular una dieta saludable y evitar las subidas y bajadas drásticas de peso ayudará a prevenir la formación de estrías

 

 

 

Dr. Javier Ruíz Ávila