Relación entre proteínas y acné

Cada vez es más común escuchar algún caso en el que, tras en consumo de sustancias como “batidos proteínicos”, suelen aparecer brotes de acné. ¿Qué hay de cierto en eso? Te contamos qué tipo de suplementos alimenticios son los que debes evitar para tener una piel sana y libre de brotes.

Es cierto, la alimentación forma parte muy importante al momento de buscar un crecimiento de masa muscular y consumiendo únicamente recursos que nos ofrece la naturaleza a veces no es suficiente para aprovechar al máximo las rutinas, ejercicios y entrenamientos que realizamos. Es por eso que contamos con determinados suplementos alimenticios hechos a base de proteínas que nos ayudarán a obtener los nutrientes necesarios.

Sin embargo ciertos productos, a pesar de su eficacia nutritiva, pueden conllevar efectos secundarios negativos para la salud, más si no son consumidos responsablemente y bajo la supervisión de un profesional en nutrición. Dicho consumo inapropiado ha generado una serie de efectos adversos en personas aparentemente saludables, de los cuales destacan fallas en el funcionamiento de hígado y riñones, desórdenes cardiovasculares y psicológicos, y más recientemente: Aparición de acné.

Los suplementos alimenticios o “batidos de proteínas” más comunes son los basados en suero de leche, ya que es una proteína de rápida absorción; llega al torrente sanguíneo con mayor velocidad.

Varios estudios han comprobado que el simple hecho de beber leche, podría aumentar hasta en un 10% las probabilidades de padecer acné sin importar la etapa de desarrollo en el que se encuentre. De entrada, se sabe que el acné se manifiesta tras una serie de cambios hormonales, lo que justificaría perfectamente por qué los adolescentes y las mujeres embarazadas son más propensas a sufrirlo.  Sin embargo, también se encontró que estas fluctuaciones pueden deberse a los alimentos ingeridos diariamente, especialmente por aquellos en los que podemos encontrar un alto índice glucémico (IG), es decir, los carbohidratos simples (panes, pastas, harinas y azúcares refinadas, etc.) y que aumentan la producción de insulina, estimulando al mismo tiempo la regeneración de las glándulas Sebáceas en la piel, que son las responsables de la obstrucción de los poros y la acumulación de bacterias en los mismos.

La proteína de suero de leche contiene IGF-1 o también llamada factor de crecimiento insulínico que resiste a la pasteurización. Debido a que el factor de crecimiento insulínico de los bovinos lleva una secuencia de aminoácidos exactamente igual al de los humanos, el consumo de leche provoca un aumento de entre el 10 y 20% de IGF-1 en la sangre. Y esto es precisamente lo que ocasiona una mayor producción de insulina en el organismo. Los batidos de proteína contienen un índice de IGF-1 aún más alto, pues se componen de pequeñas porciones de proteína de absorción rápida que encontramos en la leche.

Finalmente, el consumo de estos suplementos de manera incorrecta puede llevar a un mayor desarrollo de las glándulas sebáceas que ocasionan el acné. Es por eso que es recomendable recibir asesoría por parte de un profesional de la nutrición para que puedas obtener todos los beneficios que los suplementos alimenticios nos pueden ofrecer y así aumentar tu masa muscular saludablemente.

TIPS:

  1. Cuando te duches después del ejercicio, es mejor hacerlo con agua tibia. El agua caliente no se recomienda porque elimina la grasa cutánea natural y la fría produce una reacción por la cual el cuerpo vuelve a sudar. Al final de la ducha se recomienda un poco de agua fría, porque reactiva la circulación.
  2. Cuida tu cabello con productos que compensen el posible exceso de lavados. Al igual que tu piel si practicas deportes al aire libre, debes proteger tu cabello con una gorra, cinta o pañuelo para evitar que se queme y se reseque.
  3. Los roces con la bicicleta, los aparatos en el gimnasio, accidentes al entrenar, etc. pueden provocarte heridas y su cuidado debe ser siguiendo las recomendaciones de tu médico o dermatólogo. Existen también algunos productos naturales que te ayudan a la cicatrización, como el aloe vera puro y el colágeno.
  4. Cuida tus piernas, para ello huméctalas antes y después de correr para evitar que se resequen. Acuérdate también de utilizar prendas no demasiado ajustadas que faciliten la transpiración.
  5. Hidratarse la piel antes de realizar deporte es fundamental. Así que lava tu rostro con agua fría para activar la circulación y aplica un poco de crema hidratante en cara, cuello y escote.